Testimonios

Cuando muere alguien bueno

-------------------------------------------------------------------------------- Los testimonios publicados en esta sección son responsabilidad de quien los firma. Al publicarlos www.benditasalmas.org no está emitiendo ninguna opinión sobre la veracidad de los dichos, sino que sólo ha entendido que sus contenidos no contienen nada que atente contra las verdades de la fe y la moral y sí entiende que pueden ser favorables para el crecimiento espiritual de nuestros lectores. El juicio final sobre los hechos publicados corresponde a la Iglesia, a la que nos sometemos. La redacción de Benditas Almas --------------------------------------------------------------------------------
 

 Hace un tiempo falleció un hombre bueno, con quien tuve una relación breve pero sorprendente, por lo enriquecedora.

 

 

Se llamaba Marcelo, y era arquitecto. Quizás conocí a Marcelo en circunstancias muy especiales, porque había sufrido a otro arquitecto que me había dejado muy mal predispuesto con la profesión, desconfiado. Así que cuando él apareció en mi vida para culminar la obra de mi casa, lo miré con bastante cuidado, atento a cualquier señal que despertara mi preocupación.

 

Sin embargo, Marcelo fue ganándose mi respeto, mi confianza y mi amistad con cada acto de su vida. ¡Era un buen hombre, y mejor profesional aún! Pude ver cómo sus consejos y sus puntos de vista nada tenían que ver con su interés personal, y cómo se daba a pleno con el fin de servir, de llenar mis expectativas. Muchas veces reflexioné sobre lo bueno que puede ser alguien haciendo su trabajo con amor, con entrega, con honradez. Marcelo hacía de su tarea un motivo de demostrar que la bondad y la sinceridad son posibles en este mundo, a pesar de todo.

 

Y un día, sorpresivamente, me enteré de su enfermedad. No mucho tiempo después me llegó la noticia de su fallecimiento. Mi alma se conmovió porque no esperaba que justamente él, uno de los escasos “buenos” que había recogido en medio de tanta gente interesada y mezquina, se fuera a edad tan joven. Su familia seguramente tampoco podía entender tan extraños designios de Dios. Se necesita mucha fe y amor por el Señor para aceptar y comprender estas cosas.

 

La verdad es que para Dios no aplican nuestros cortos pensamientos ni nuestros imperfectos sentimientos. El trae a este mundo a las almas, y las recoge a Su seno también, del modo que mejor se adapte a Su Plan. Marcelo tuvo su prueba, y la enfrentó tratando simplemente de ser un buen hombre, nada más, ni nada menos. Sin dudas que Dios vio en su alma muchas cosas buenas, muchos esfuerzos y fracasos puestos al servicio de mantenerse en el camino del bien. Su ejemplo fue semilla para otros, como lo fue para mi, respecto de las actitudes que debemos adoptar en los simples pasos que caminamos en nuestro día a día.

 

Dios quiere que recibamos Su Gracia, y que hagamos honor a ella, con cosas simples. El amor por las pequeñas cosas, como nos enseñó Santa Teresita, nos eleva espiritualmente. Lavar una taza con amor, decía ella, es tan importante como el más grande gesto que podamos realizar, en términos humanos. Es el camino de la santidad por la pequeñez, por el sendero de la perfección en las cosas simples de nuestra vida. Mucha gente cree que la santidad es algo lejano, inalcanzable. La verdad es que hay muchos santos en el Cielo que nosotros no conocemos: madres abnegadas que enfrentaron tribulaciones de todo tipo, hijos que sufrieron un hogar injusto y se mantuvieron buenos y dóciles a lo largo de toda su vida, abuelos abandonados por sus hijos y nietos, hombres y mujeres que dieron su vida trabajando con amor, devolviendo injusticias con verdad y esfuerzo.

 

Buscar la santidad es nuestra obligación: aunque sepamos que nunca la alcanzaremos en forma plena, es un camino que debemos recorrer. Y no pensemos que se requieren gestos grandilocuentes o hazañas de algún tipo, sólo es necesario poner amor en cada pequeño acto de nuestra vida, en cada pasito que damos desde que nos levantamos, hasta que nos dormimos cada noche. Y cuando caemos, sólo seamos capaces de verlo, de pedir perdón a nuestro amoroso Jesús, para empezar nuevamente. Este camino de la santidad está presente a nuestro alrededor, cada día. Y cuando uno de estos buenos fallece, debemos alegrarnos porque el Señor ha recogido un alma buena para Su Reino. Estas almas son capaces de ayudarnos mucho desde allá arriba, si es que somos capaces de orar por ellas y pedirles ayuda e intercesión ante el Trono del Señor.

 

En términos humanos es difícil aceptar la muerte de alguien querido, y este sentimiento se amplifica cuando es un alma buena la que se va. Pero debemos ser capaces de traspasar los ojos de nuestra naturaleza humana, para ver desde nuestro costado espiritual y comprender la alegría que estas almas poseen cuando el Rey las recibe con Sus Brazos abiertos. Como mi amigo Marcelo, que supo llevar en su vida una conducta basada en la honradez, el esfuerzo, la sencillez, la verdad, en definitiva el amor. Tristeza humana, si, pero alegría espiritual también, porque él disfruta ahora de las promesas de Jesús, de la perfección y armonía del Reino. Las promesas, para él, están ahora cumplidas.

 

Oscar Schmidt

 

correomariano@arnet.com.ar



Comentarios

27/01/2017 21:10:06 | MARIA DE LOURDES MENDEZ dijo:
El sufrimiento de la perdida de un ser querido, es un encuentro con Dios, que nos ayuda a asemejarnos a Cristo en su Pasión y Muerte. Debemos acercarnos a Dios en La Oración, para que el nos transforme y nos muestre sus caminos.Considero que nuestra fe
14/08/2016 03:31:04 | Elena Villeneuve dijo:
En septiembre de 1999, fallecio repentinamente mi esposo, como es de esperar, fue una situacion muy dificil para mi, apenas teniamos poco tiempo de casados. El fue un hombre que no solo me amo a mi, pero casi con el mismo fervor amo a cada uno de los miem
17/10/2011 20:04:15 | patricia silva dijo:
a veces decimos por que se va el ser querido que tanto amor nos dio o que en toda manera trato de llenarnos de vida pero la vida es asi DIOS nos recoje cuando cumplimos nuestra mision que es el de hacer el bien y demostrar a nuestros seres mas queriods qu
11/09/2011 16:57:07 | alexa alban dijo:
QUE LINDA HISTORIA, Y QUE HERMOSO ES VER QUE DIOS SE LLLEVA LAS ALMAS BUENAS, BONDADOSAS E INOCENTES; DIOS SE LLEVO A MI HERMANO CON SOLO 5 AÑOS Y HASTA HOY SUFRO SU PERDIDA. PERO A LA VEZ SE QUE DIOS SABE COMO HACE LAS COSAS, PORQUE MI HERMANO TENIA EPI
18/03/2011 00:53:26 | adriana irusta dijo:
ES HERMOSO ESTE COMENTARIO TAN PROFUNDO E IMBUIDO DE FE. YO PERDI A MI ESPOSO A QUIEN DIOS ME REGALÓ PARA QUE CUMPLIERA SU MISION EN ESTA VIDA. Y SI QUE LA CUMPLIO. ESPOSO FIEL, AMANTE Y PROTECTOR.MAGISTRADO PROBO, HONESTO Y VALIENTE. NO SE DORMIA SI NO
18/01/2010 10:58:37 | nancy lopez dijo:
es dificil aceptar la muerte de alguien tan querido.pero no debemos ser egoistas aunque paresca fea esa palabra..quizas DIOS los llevo xq los necesita con el..yo tube una nena q fallecio a los 2 dias de haber nacido y es mi angel guardian junto a mi amigo
27/08/2009 18:33:42 | Douglas Chávez dijo:
Aaah que dificil muy dificl es tratar de aceptar la muerte de un ser amado, por designios del Señor mi hermanita dejó este mundo hace 5 meses y no es porque sea mi querida y única hermana pero la verdad que era una excepcional persona una persona dedic
15/06/2009 17:03:43 | Odette Granados Calderón dijo:
A veces parece que la gente buena que se nos va, son como ángeles que han venido a la tierra a enseñarnos de amor, de paz, de Dios...Mi caso, es que en 2 años han muerto 8 familiares...y la mente es tan pequeña que no logramos comprender otra cosa que
12/06/2009 23:07:58 | fanny lazaro dijo:
Si es muy dificil aceptar la partida de un ser querido y mas cuando se trata de un hijo en esta caso mi hijito amado, que Dios se lo llevo niño. Aun cuando siempre supe que el estaba tan lleno de amor y sabiduria, era tan bueno que no era de este mundo.
05/12/2008 15:25:53 | martha cuello vargas dijo:
pues es dificil aceptar perder a nuestros seres queridos pero cuando me toco el tiempo de perder a mi mamacita linda si que me dolio hasta el alma,fue como un dolor en las mismisimas entrañas,y me refugie en la pasion de mi Jesus y todo resulto mas dulce
19/10/2008 04:28:38 | Mercedes Requena dijo:
¡Muchas Gracias! Oscar Schmidt, justamente hace una semana fallecio un gran amigo en un accidente de moto, dejó un bebito de 4 añitos, y es incomprensible en nuestra pequeña mente, comprender, porqué Dios, siempre se lleva primero a gente tan buena.
08/08/2008 17:52:42 | berta montiel dijo:
Es verdad lo primero que nos invade cuando muere alguien bueno es la tristeza, pero debemos akegrarnos pues nuestro Rey lo eligio para formar parte de su ejercito de angeles, creo yo, como a mi padre y a mi amado hijo.




Enviar este artículo a un amigo:

E-mail de mi amigo:

Mi e-mail:
  

copyright 2007 . Benditas Almas del Purgatorio . todos los derechos reservados . contacto . quienes somos .